viernes, 22 de agosto de 2008

La venganza de Kuzmanich


Si a Dunav le diera por jalarle las patas a alguno de sus amigos, con seguridad que se inclinaría por Jairo. Más de una vez se le fumó la ganya, le dejó la nevera vacía y le hizo dar rabias por sus rebuznos... bah, es broma... ¡Qué nostalgia!