viernes, 22 de mayo de 2009

A un funcionario público

Este poema lo escribí hace algunos años y está dedicado a mi primer jefe.

No chilles Chinchilla

y ponte a trabajar

No seas perezoso

la comunidad no te matará

 

No chilles Chinchilla

y ponte el delantal

Los crucigramas pronto se te acabarán

Deja de chillar Chinchilla

deja entonces de cobrar la guita

 

Tu cuerpecito de arlequín

Tu pelo de payasín

Tu caminao

cuando salís a desayunar

puras tortas de pescao

 

Ponte a trabajar Chinchilla

que el gran Jefe va a bajar

Si alguien te pregunta algo

Nada sabrás

Por eso temes cada día más

 

No te sobes ahora la cabeza

No bosteces más

Quita la calva del aire acondicionado

Déjatela de refrescar

que la mañana se va a acabar

y nada has hecho ya

ni los crucigramas pudiste terminar

Varios diítas libres me tendrás que dar

 

Ahora no te pongas a amenazar

mejor escabúllete ya

y empiézate a emborrachar

Putas a buscar

mientras tus hijos y tu señora

piensan en lo ocupado que estás

Chinchilla(ya) ebria