sábado, 8 de agosto de 2009

Crimen Ferpecto: monólogo

Este es el monólogo que estoy trabajando en el Taller "Construcción de personajes a través del monólogo de cine" (Ver entrada anterior). Qué buen ejercicio escribirlo aquí. El espacio físico es un almacén de ropa con cuatro maniquíes de sexo femenino. Lo primero que hay que hacer antes de enfrentarse a la interpretación y acción de un monólogo, es aprenderse la letra. Eso está listo. Aquí va el fragmento (Crimen Ferpecto, Alex de la Iglesia).

¿Hay algo más atractivo para la mujer que un hombre soltero? Ellas lo huelen... Lo vi en un documental... Es algo genético que las obliga llevarte al matrimonio. La hembra quiere controlarte, y quiere dominarte, y sobretodo procrear. Tienen que mantener el ciclo vital y todo eso. De manera que seleccionan el macho, exhiben sus plumas y para cuando te das cuenta pagaste una hipoteca, tenés una manada de monstruos salvajes a los que alimentar y ¡se acabó! Solo de pensarlo me da escalofrío... ¿Es ese mi destino?... No... Aquí encontré mi lugar, mi refugio... Soy el sacerdote de un templo pagano y vivo rodeado de mis fieles...

Roxana, salvaje y apasionada. Le encanta hacer el amor en los probadores. Sus más bajos instintos salen a flote en los lugares más insospechados. El bueno de Alfonso, me admira tanto que haría cualquier cosa por complacerme. Es un pelota de mierda pero le tengo cariño. Susana, casada con dos hijos, arrebatadora, fascinante. Años de aburrimiento familiar la convirtieron en una bomba sexual. Jaime, pobre hombre, no pudo terminar Derecho porque se casó con su novia de toda su vida. Habla constantemente de sus hijos para autoafirmarse. Es un buen chico. Helena, inocente y rústica pero con un vuelo perfecto... ¡Y qué bien cocina!... Hace unos buñuelos...

Esta es la frontera, aquí termina las secciones señoras... Al otro lado del pasillo comienza el lado oscuro: la temida sección de caballeros (Aparece Antonio)... - Qué hay... (Saluda a Antonio)... Don Antonio, un profesional, más de veinte años en la casa. Le gusta su trabajo, vestir a los hombres. Aunque sospecho que preferiría desnudarlos... A pesar de su repungnante peluquín, don Antonio es el único que puede sacarme el puesto de Jefe de Planta... ¿Sabés lo que eso significa?... Ser el Rey. ser el dueño de un pedacito de este paraíso. Acciones de la empresa, comisiones sobre las ventas de todos los vendedores y con el tiempo poder acceder al consejo de dirección.

7 comentarios:

Gonzalo Vázquez Gabor dijo...

David !!! Por su casa saludando.
Todo interesantísimo (como la Roxana)
Que andes bien

DAVID E. RULE dijo...

Maestro! un orgullo tenerlo por acá, y sí, esa Roxana.... Avemaría!!!
Un saludo y gracias por la visita!

Gloria Estrada dijo...

Hola Rule.
Bacana la frescura de tu blog.
Disfruté este monólogo... y suena bien interesante ese curso que estás haciendo y, mejor, aprovechando.
Saludos.

DAVID E. RULE dijo...

Gloria, colega! gracias por la visita, qué bueno que el blog te refresca... saludos (¡Y hasta el próximo reporte!)

Esteban Dublín dijo...

Don Rule, su cuento, o mejor dicho, su microficción periodística ya está publicada. La puede consultar en mi blog.

Un saludo y gracias por confiarme su nombre.

Chache dijo...

Muy interesante... te quedas con ganas de más.

Un saludo

Natalia Mari dijo...

Me atrapó, y por momentos tuve la sensación que llegaba un personaje con mis características de mujer soltera, pero no.
Te respondo Sr. Rule (¿Hay algo más atractivo para la mujer que un hombre soltero?) Lo más atractivo de un hombre es que se vuelva vulnerable, y que se deje atacar por la fiera que las mujeres tenemos adentro cuando amamos.

Hermoso blog.
Un cariño!

mamü