jueves, 4 de noviembre de 2010

martes, 2 de noviembre de 2010

Miedo a qué

Dedicado a la ciudad que me dio la vida y la muerte...
En Medellín nunca he tenido miedo
salvo un par de excepciones
que me han encañonado
para robarnos el carro
de algún pana

Otras minucias me han robado
y más placer que miedo me ha dado
pero gracias que no me han apuñalado

Aún no he visto
el primer muerto fresquecito
ni tampoco un gamincito quebrando vidrios

En Medellín
no le temo a los sicarios
ni a los narcos
Le temo a los hinchas del rojo
en una salida del estadio

No me da miedo Medellín
me dan pavor sus policías
y prefiero encontrarme
la más feroz pandilla

Temo a los curas
y a un par de tías
de resto en Medellín
prometo garantías

martes, 13 de julio de 2010

Disparos navideños

Una vergüenza que no produzca nada para el blog, sino que siga crucificando poemas viejos...
Había nubes tapando el sol de medio día
Cuando se oyeron tres o cuatro disparos
O tal vez esa pólvora espantosa que queman en Medellín
Nada de luces, pura metralla, pura papeleta
Puro estallido
Por eso yo siempre pienso primero
que son disparos

Me asomé por la ventana
Y casi al mismo tiempo
vi aparecer por el balcón de una casa
un viejita flaquita

Pegada a la baranda
se inclinó un poco
y miró a cada lado

Tenía un saco rosado
Y volvió a girar su cabecita blanca
pero al no ver nada raro
se entró confundida:
si bala o pólvora
mientras yo sentía
que éramos contemporáneos

jueves, 18 de marzo de 2010

Mano y Pájaro

Esto es una payasada inspirada en Ángela Botero. Ángela: si sos vos la que está leyendo esto, perdoname.
Una mano
La palma de esa mano
Recorre y esquiva el viento
Me acaricia
Mientras veo el paraíso
en tus brazos.
**
Un pájaro se posa en el balcón
Miras hacia la luna gris
Y en tu corazón late un silbido
de amor nocturno.

martes, 23 de febrero de 2010

VOLVER

Un poema que me dedicó mi papá hace un par de años.
Capitán, rey de Malasia
pirata inmarcesible
muerde la tierra, el polvo
no olvida el mar
¿Cómo olvidarlo?
el periplo se cierra.

Licaón, devorador de sí
en su partida final
ha sufrido la derrota
y le ha dado la victoria
el nadado de perro
el hocico sobre el agua.

Llegó, volvió, se fue
se había ido, volvió
llegó a un acantilado
convertido en arena.

Tu tierra, capitán,
tu tierra.

Nos quedaron faltando
los presentes, el regalo
pero, decime vos
como entregarles
una catarata de luz
cuerpos ardidos de placer
mañanas y noches invisibles
insultos cariñosos
improperios tiernos
la vida como una hoja.

Mejor callar
en silencio rumiar
este deseo de morder
otra vez
la manzana y a Eva.

domingo, 21 de febrero de 2010

Plaga gaucha

Escrito durante el verano de 2008, azotado por la plaga gaucha.
Aquí en Argentina
los zancudos te pican
y luego
tienen el detalle de cantarte en el oído
Goles viejos de Boca
Y si ya te han picado bastante
Te cuentan con paciencia y a carcajadas
Las locuras que hizo Gatti
Espero tener sangre en otoño
Para dormir arrullado
con las historias canallas
y los llantos gallinas.