martes, 23 de febrero de 2010

VOLVER

Un poema que me dedicó mi papá hace un par de años.
Capitán, rey de Malasia
pirata inmarcesible
muerde la tierra, el polvo
no olvida el mar
¿Cómo olvidarlo?
el periplo se cierra.

Licaón, devorador de sí
en su partida final
ha sufrido la derrota
y le ha dado la victoria
el nadado de perro
el hocico sobre el agua.

Llegó, volvió, se fue
se había ido, volvió
llegó a un acantilado
convertido en arena.

Tu tierra, capitán,
tu tierra.

Nos quedaron faltando
los presentes, el regalo
pero, decime vos
como entregarles
una catarata de luz
cuerpos ardidos de placer
mañanas y noches invisibles
insultos cariñosos
improperios tiernos
la vida como una hoja.

Mejor callar
en silencio rumiar
este deseo de morder
otra vez
la manzana y a Eva.

No hay comentarios: