lunes, 25 de febrero de 2013

Universo Centro y yo

Mi historia con Universo Centro empezó en el 2009. Recuerdo que el periódico había salido del aire por amenazas y para el relanzamiento, como a finales de ese año, buscaron a Agencia Pinocho para incluir una columna. Así fue durante un tiempo hasta que por motivos ajenos a mi voluntad dejamos de publicar la columna y las noticias de APin no se volvieron a leer en UC. La última colaboración fue en febrero de 2011 y nos dio pesar, pero bueno, al menos quedaba el contacto.

No volví a hablar con ellos hasta julio de ese año. Estaba en Argentina después del viaje por Suramérica y justo nos había tocado vivir a Gloria y a mí el descenso de River Plate a la B. Escribimos una crónica a dos manos y a Pascual Gaviria, editor de UC, le gustó. Ese fue el primer artículo que salió con mi firma, al lado de la Gloria, por supuesto. (Ver River a la B)

A los dos meses escribí una historia y la volví a mandar, fue el segundo artículo, en octubre de 2011: La primera vez que me dijeron güevón (ver). Para el 2012 seguí colaborando. En febrero estuve en Venezuela, apenas regresé escribí la experiencia de viaje y se publicó Venezuela roja rojita, que le gustó mucho a los "jefes". Con UC fue como amor a primera vista y cada vez que se acercaba un cierre, yo miraba a ver qué historias tenía en el tintero. Fue así como publiqué Memorias de un vuelo, Mercando por Suramérica (escrito con la reportería del viaje) y un fragmento de Aventura Suramérica, justamente el paso caluroso y asqueroso por Piura (ver).

Con Juan Ospina, el director del periódico, había trabajado a mitad de año en la Parada Juvenil, pero fue en noviembre que me invitó a hacer parte del comité editorial del periódico. Desde eso estoy yendo a las reuniones y aportando lo que puedo, pero sobre todo aprendiéndole a esa gente, que ya lleva mucho rato dando lidia: a los ya mencionados, sumo al cronista Alfonso Buitrago, con quien he trabajado la parte de contenidos web. También están Fernando Mora, Memo Cardona, Ana Cárdenas y mi amiga cronista @Pacaletosa, que también es muy buena editora y correctora de estilo.

Esta invitación a hacer parte de UC me ha acercado al trago, pues la sede es en la buhardilla del bar El Guanábano, en el parque del periodista, centro de Medellín. Allí son todas las reuniones y el ambiente se presta para tomar cerveza o lo que sea. Hay que esforzarse para no salir borracho. Otra cosa buena es el humor, los chistes o historias que surgen en las reuniones. Ahí estoy pues, en modo "esponja" le dije a alguien en estos días, absorbiendo y aprendiendo de todo el proceso que lleva tener el periódico listo.

La primera edición de 2013, la 42, ya está circulando. De verdad que es muy emocionante ver los artículos impresos e ilustrados después de que se habló de ellos en el comité. Para este número propuse un artículo llamado "Correos desde Afganistán", en el que mi trabajo fue seleccionar y editar los mensajes que un piloto colombiano envió a su familia desde tierra talibán. Ver el UC publicado, conocer el proceso de edición, haber visto a Paca corregir, a Gretel diseñar, a Sandra y a Laura (asistente y practicante) correr de aquí para allá, a Pascual y a Ospina tomar decisiones, todo esto me ha generado un sentido de pertenencia fuerte. Me siento como en casa.

Yo quería escribir en realidad sobre el cierre del periódico, que fue la semana pasada, pero veo que ya será tema de la próxima entrada. Paso entonces a cambiarle el título a este post (se iba a llamar "Mi primer cierre"). Aprovecho para decir que mi intención es publicar más en este espacio, más tranquilo, sin que me importen los errores de cualquier tipo. Lo que quiero aquí es expresarme, contar lo que me pasa, las vainas que, por ahora, no tienen cabida en UC, ni en Agencia Pinocho, ni en el blog de Crealetras. Así que aquí estoy, dándole vida a este mamarracho de blog. Escribo de corrido, sin prevenciones, sólo al final daré un par de miradas para que no se vayan muchos errores. La idea es esa, expresarme con más desgualete y más seguido. Gracias por leer.